Compresas de tela ecológicas: ¿cómo se usan y cómo se limpian?

Seguro que has oído hablar de compresas de tela o ya eres usuaria/o fiel desde hace tiempo.

En un principio es muy normal imaginarse la tarea de lavar compresas manchadas de sangre como algo engorroso, díficil y poco práctico. Sin embargo, el hecho de que se laven es precisamente la razón por la que mucha gente de todas las edades hoy en día optan por ellas.
No sólo ahorran toneladas de residuos no reciclables al planeta, sino que ahorran al bolsillo diaria y mensualmente mucho dinero en productos de un sólo uso -que con frecuencia además producen irritaciones-.Por otro lado, ofrecen la comodidad de tenerlas siempre a mano en casa evitando el estrés de tener que salir corriendo a comprar suministros.
 
Si eres una persona compretida con el planeta y tu salud, este artículo puede despejar algunas dudas sobre cómo lavar tus compresas fácil y eficientemente y sentirte orgullosa/o de ser parte de la solución más que contribuir al problema de la contaminación mundial.
 
El uso de compresas convencionales para la menstruación o incontinencia se ha asociado siempre con el sexo femenino de ahí el tabú asociado al tema y la insistencia de las grandes multinacionales en que se tiren o descarten los objetos que nos recuerdan la sangre menstrual (El 58% de las mujeres se sienten avergonzadas por estar con la regla).

La fertilidad media de una mujer saludable es de unos 40 años y no sólo estará en contato con mucho plástico en su zona íntima (el 90% de las compresas ´comunes´ llevan plástico), sino que están contribuyendo a billones de residuos anuales.
 
Aunque compresas y mujeres parecen ir juntas, si miras esa sección del supermercado, verás también la cantidad de compresas disponibles para hombres. Los estilos de vida modernos y los casos de cáncer de próstata han disparado el uso de compresas desechables para hombres de todas las edades.
 
Las compresas unisex o femeninas lavables son tan fáciles de usar y cuidar que te sorprenderá cómo no te has planteado usarlas antes. La filosofía de “usar y tirar” ha pasado de moda y ahora se implanta con rapidez una nueva más sostenible de “usar y lavar” para ¡reutilizar durante muchos años!
 

¿Cómo se lavan las compresas de tela?
 

  • Enjuaga en agua fría (hay quien añade hielo) la prenda con sangre lo antes posible. La sangre reciente sale muy rápido y sin ningún problema.

     
  • Sugerencia: La sangre transporta ricos nutrientes, oxígeno y hasta la mayoría de los 0.2mg.de oro contenidos en nuestro sistema sanguíneo. Así pues, el agua con sangre es un abono perfecto para plantas domésticas, jardines o huertos. Pruébalo, ¡las plantas y tu cuerpo te lo agradecerán!

     
  • Advertencia: El agua caliente se usa para limpiar en profundidad, pero recordemos que también el proceso de tintar tejidos se hace con agua caliente. En el caso de la sangre, ésa actúa como tinte y el agua caliente como fijador. Así pues, no se aconseja lavar compresas manchadas de sangre con agua caliente. Si sólo queremos eliminar otros fluidos, no sangre, entonces se pueden lavar a la misma temperatura que usamos con otras prendas.

     
  • Si preferimos juntar varias y lavar todas a la vez en la lavadora, se pueden poner dentro de una red de lavado Eco-etico y en agua dentro de un cubo con tapadera añadiendo 4 ó 5 gotas de aceite de árbol de té para mayor desinfección (este aceite elimina más de 500 bacterias).

     
  • Al poner la lavadora, junto con su detergente habitual, puede añadir un par de cucharas de bicarbonato pues es un desinfectante 100% natural y muy barato. Es aconsejable tenerlo siempre junto a la lavadora para cualquier colada, no sólo las compresas.

     

¿Qué hago con la compresa usada si estoy fuera de casa?
 

Cuando salimos de casa y tenemos la regla, es bueno llevar un bolsita impermeable y alguna compresa de recambio. Si es posible, conviene que se enjuague bien la sangre y se doble sobre sí misma, usando los prácticos botones de presión, antes de guardarlas en la bolsa impermeable para ser lavadas en profundidad en casa o meterlas en la lavadora.

Una compresa de buena calidad puede ser llevada durante varias horas, así con frecuencia tendremos que salir de casa llevando una compresa lavable puesta, pero eso no es tampoco ningún obstáculo.

Aunque muchas marcas de compresas ofrecen bonitas bolsas impermeables a juego con las compresas, cualquier bolsa impermeable puede usarse para guardar temporalmente una usada. De cualquier forma, es aconsejable darle al cuerpo un respiro de actividades frenéticas durante la regla y bajar un poco el ritmo cotidiano.
 

¿Qué hago con las manchas que han quedado un poco secas?
 

A veces resulta inevitable si llevas la compresa varias horas que una manchita se seque, eso no es tampoco es problema. El cuerpo produce unos 17 millones de células de sangre por segundo originándose en la médula. Nuestra sangre (0,8% del peso total de la persona) usa toda la materia prima disponible para producir sangre y eso incluye nuestra alimentación diaria. Las manchas de sangre pueden ser difíciles y muy diferentes según el cuerpo y la composición química de los alimentos ingeridos por la persona.
 
A muchas mujeres no les importa que sus compresas hayan quedado tintadas con su sangre -sobre todo si han usado agua caliente sin darse cuenta-. El color resultante en un tejido 100% algodón orgánico no quiere decir que las compresas no están limpias, simplemente que han sido tintadas con su propia sangre. Además esas prendas suelen ser de uso muy personal. Otro tabú a combatir, la idea de que blanco significa limpieza.
 
  • Si se opta por lavar las compresas a mano, le aconsejamos el jabón Eco-ético formulado especialmente para tratar manchas al tiempo que hidrata las piel. Frote la mancha y dejándolo actuar al menos un par de horas o toda la noche. A la mañana siguiente, se lava y la mancha habrá desaparecido.

     
  • Si tienes prisa, puedes usar un poco de agua oxigenada que quitará la mancha de inmediato de forma natural. Luego se lavan normalmente a mano o a máquina.

     
  • Si las compresas tienen una cara de poliéster o PUL con la que en teoría no entras en contacto, pero por algún motivo se mancha de sangre, dicha mancha es prácticamente imposible de sacar. Por ello es importante que las compresas sean 100% algodón y si es orgánico mejor porque estaremos evitando tóxicos al contacto con las partes más íntimas y delicadas del cuerpo (el 38% de lo que entra en contacto con el cuerpo, puede penetrar por la piel)

     
  • Limpieza en profundidad: Recordemos que las compresas de tela tienen varias capas internas de gran absorción de las que también hay que eliminar completamente la sangre. Por ello es aconsejable asegurarnos de que toda la sangre ha desaparecido de las varias capas de tejidos que componen la compresa antes de meterlas en la lavadora o ponerlas a secar si se lavan a mano.

     
  • Secado: Para evitar el consumo innecesario de energía, lo mejor es secarlas al sol, que además vuelve a desinfectar con su calor. Sin embargo si esto no es una opción, pueden usar la secadora a una temperatura media.
Los salvaslips se secan muy rápido, pero obviamente cuánto más absorbente sean la compresas, más capas internas lleva y no se secará tan rápido como las más ligeras. Esto es algo a tener en cuenta cuando no tenemos muchas unidades en uso o cuando se está en los días más abundantes del ciclo.


     

¿Hay que lavar las compresas por separado de otra ropa?
 

Las compresas de tela son parte de la ropa interior y se cuidan del mismo modo que el resto de la lencería. Por eso es práctico lavarlas todas juntas dentro de una red donde se guardan, una vez limpias y secas, hasta la próxima vez.

En general no recomendamos el uso de lejía para ningún tipo de tejidos, un poco de agua oxigenada en la lavadora y/o bicarbonato hace el mismo efecto sin perjudicar al medioambiente.

 
Tampoco recomendamos el uso de suavizante, pues no sólo elimina la absorbencia de los tejidos como toallas y compresas, sino que existe una alternativa más económica y eficaz como el vinagre blanco. Todos los fabricantes de lavadoras recomiendan el uso de vinagre blanco para mantener los aparatos limpios y en buen funcionamiento, así que estamos cubriendo dos necesidades al mismo tiempo.

 
Instrucciones básicas son:
 
  • Elimine bien la sangre de la compresa antes de lavar, no hace falta si son otros fluidos

  • Trate las manchas de sangre seca antes de lavarlas con jabón natural Eco-etico y agua oxigenada

  • Lave a mano o a máquina, añadiendo bicarbonato o aceite de árbol de té para mayor desinfección

  • Use agua fría si lava a mano o en programas de lavadora de entre 30º a 40º

  • Seque al sol para mayor desinfección y ahorre energía, o en secadora a temperatura media

  • En lugar de suavizante,que destruye la absorbencia de los tejidos, use vinagre blanco

  • Evite la lejía pues es muy abrasiva y daña los tejidos acortando la vida del producto final

     

¿Y qué compresas reutilizables te recomendamos?
 

Como son productos de mucho uso para zonas del cuerpo muy sensibles, y que duran mucho, conviene investigar y probar varias marcas antes de decidirse a comprar todas las que se necesitan, sobre todo si los ciclos son abundantes o si hacen falta para pérdidas de orina o incontinencia habitual.
 
La mayoría de las compresas de tela funcionan bien recogiendo sangre y fluidos. Sin embargo, la capa interna de PUL (poliéster + capa impermeable) que las hace impermeables no sólo es incómoda para algunas personas, sino que al no ser totalmente transpirable, puede ocasionar irritaciones y molestias a personas especialmente sensibles, sobre todo si son alérgicas al poliéster. Condición bastante común en nuestros días.
 
Por otro lado, algunas compresas terminan por florecerse si no consiguen secarlas bien y las usuarias tienen que cambiar de marca o dejar de usar compresas de tela si piensan que todas las marcas son iguales.
 
Es importante leer bien la composición en la etiqueta, algunas usan tejido de bambú por su tacto aterciopelado, su gran absorción y propiedades antibactericidas. Además es una fibra muy sostenible si se ha obtenido por métodos mecánicos y no químicos, aunque es una información que pocos fabricantes pueden confirmar.
 
La fibra de bambú es difícil de manejar pues parece estar “viva” y con frecuencia precisa un 2% de poliéster para poder tejerse. Este pequeño porcentaje no suele presentar problemas, sin embargo las personas con especial sensibilidad al poliéster, pueden detectarlo y es aconsejable optar por el algodón certificado orgánico para mayor seguridad.
 
Las compresas de la marca Orethic, Organic and Ethical, están confeccionadas a mano en España con tejidos certificados orgánicos y de procedencia ética. Es decir, se aseguran que todos los tejidos que usan estén libres de cualquier sustancia tóxica que pueda interferir con la total comodidad de los usuarios. Incluso tienen una línea de compresas totalmente libre de tintes, la colección Tierra. Esta empresa familiar colabora con otras empresas nacionales e internacionales que comparten los mismos estándares de calidad y responsabilidad social y medioambiental. Creen en la cooperación entre empresarios de buena voluntad para ofrecer lo mejor al consumidor consciente.


 
El diseño incluye su exclusiva capa interna súper absorbente e impermeable, son sencillas de usar y mantener, además de muy prácticas. Además son reversibles, con alas impermeables para mayor protección y de fácil y seguro ajuste a la ropa interior. Sus diseños, en constante perfeccionamiento, se hacen pensando en las ocupadas vidas de las personas que las usan y que no están dispuestas a comprometer su serio compromiso medioambiental con las necesidades básicas de sus vidas, como la regla o las pérdidas de orina. Además de los detalles prácticos, las compresas Orethic tienen algunas colecciones en estampados exclusivos y siempre usando tejidos hechos con fibras cultivadas según los criterios de comercio justo o fabricados en España.
 
Los envoltorios de los productos de consumo diario presentan también un gran problema de residuos y reciclaje. Por ello las compresas Orethic pueden adquirirse sin empaquetar, de hecho muchas tiendas las ofrecen a sus clientes a granel. Otras opciones son cajas 100% compostables o cajas de regalo reutilizables en papel mineral.
 
Por último, también pueden adquirirse en redes de lavado de algodón reciclado en España contribuyendo a un modelo de economía circular mucho más ética para todos. Dicha economía beneficia no sólo al consumidor, sino a empresas de reciclaje y textiles, así como a la gestión de residuos municipales.
 
Si nuestros lectores apoyan el estilo de vida responsable de nuestros antepasados de quien heredamos el planeta y se unen al movimiento actual de Cero Residuos/Zero Waste que impulsan personas y muchos jóvenes comprometidos a proteger el planeta para generaciones futuras, desde luego, “Usar y lavar” es una parte integrante de ambos estilos de vida.
 
Si quieres saber más de estas compresas o comprarlas puedes hacerlo en su página web:
 
www.eco-etico.com / www.orethic.com
Instagram orethicecoetico

 
Compartir

Banners Inferior Derecha

Banners Inferior Izquierda