Cambiaré mi alimentación cuando... por Montse Bradford


 

Todos necesitamos ayuda, en algún momento de nuestra vida. Requiere de mucha valentía y sensibilidad, darse cuenta de ello, y buscar el recurso apropiado.

 

 

Diría que el primer paso es tener la consciencia de que necesitamos un cambio. Fenomenal!

 

Pero con esta sincera  reflexión o deseo, viene casi inmediatamente el pensamiento  de: Cambiaré…. Cuando…
*****************************************************************************************************

NOTA: Artículo publicado en la Revista en Papel de Tv Bio, Número Enero/Febrero 2020
Ver Aquí la Versión Digital

 

*****************************************************************************************************
SI!  Deseamos el cambio, pero “el libro de excusas interior” es muy poderoso, tanto que sin darnos cuenta lo vamos dejando para el futuro… y así nos construimos en nuestra mente potentes afirmaciones que nos frenan en nuestra evolución, como:

 

Cambiaré de forma de comer, cuando:
 

  • Empiece las vacaciones
  • Cambie de casa
  • Empiece el año
  • Mi marido también lo desee hacer
  • Mi familia me apoye
  • Llegue mi cumpleaños
  • Tenga más tiempo
  • Mis hijos se independicen
  • Etc…etc…

 

Y sabemos que este “cuando” nunca va a llegar, porque realmente, son excusas hacia nosotros mismos. Digamos que es una forma delicada y piadosa de darnos ánimos, de que sí haremos el cambio, pero al fin y al cabo, un engaño, que a la larga nos dará como resultado una profunda y baja auto-estima con  falta de confianza en nosotros.

 

Nadie nace enseñado, un refrán muy oportuno, que nos da esperanza, nos da ánimos, para pedir ayuda ante cualquier nuevo reto que deseemos emprender. Aunque para ello haya que recorrer el camino hasta el final, para poder percibir los cambios que se irán sucediendo de forma biológica, sencilla y natural al adoptar una forma natural y energética de alimentación.

 

LA PERSONA MÁS IMPORTANTE EN TU VIDA

 

Tu eres la persona más importante de tu vida! Es importante de que tengas esta creencia en tu corazón.

 

Observo continuamente como las personas no se quieren, no invierten en su salud y en su equilibrio interior.

 

Nuestros valores sociales, están marcados y dirigidos hacia una “referencia exterior”. Todo se basa en el concepto de posesiones exteriores, de llenar el tiempo para “hacer” más, de aplacar o evadirnos de nuestras emociones/ estados de ánimo con comida, o comprándonos más cosas materiales… como si así esta sensación de vacío y falta de amor hacia nosotros mismos pudiera desaparecer….

 

Damos más importancia al exterior, a lo que se ve,  que a nuestro interior, a lo que somos.

 

Hay que cambiar nuestro punto de referencia, cambiar del “externo” al “INTERNO”. Valorar el “Ser”, descubrir nuestro mundo interior que es el que nos llevará a encontrar lo que todo ser humano desea: Paz y Armonía en sí mismo.

 

Todos llevamos la felicidad en nuestro corazón, está tan profundamente escondida,  que todavía no la hemos sentido ni encontrado. Y en lugar de bajar el volumen y la intensidad de nuestra vida exterior, para empezar a escuchar los mensajes e impulsos de nuestro corazón, continuamos ciegos buscando a nuestro alrededor lo que sin duda alguna, nunca encontraremos.

 

El primer paso y no el único, para empezar a bajar el volumen de esta vida frenética, ruidosa y controlada por la mente (nuestro ego),  es empezar a alimentarnos de forma más simple, con alimentos más básicos, naturales y de origen vegetal.

 

Entonces,  incluso valoraremos la vida de otra forma, desde otro punto de referencia, desde el interior. Descubriendo nuestra belleza, reencontrando nuestro auto respeto, centro y amor, que son los que nos conducirán a la salud y equilibrio global.

 

Una dieta rica en alimentos vegetales y escasa en proteínas animales favorece el equilibrio entre los diferentes microorganismos que pueblan nuestros intestinos (tan esenciales para una buena absorción de los alimentos).

 

¿COMER PARA VIVIR O VIVIR PARA COMER?

 


Podríamos reflexionar unos momentos sobre ello. El proceso de alimentación está muy desvalorado a nivel popular, el cocinar es un agobio, es una pérdida de tiempo, una rutina, una obligación que hay que intentar olvidar, aunque vemos que los que piensan de esta forma, están normalmente todo el día picando. No ofrecen a su cuerpo lo que realmente necesita, y éste a cambio demuestra su insatisfacción constantemente.

 

No nos olvidemos de nuestro cuerpo físico, ya que sin él no podemos disfrutar de las maravillas que la vida nos ofrece a diario. Dediquemos pues unos momentos diarios a generar una cocina simple, sana y sabrosa que nos genere vitalidad , Paz y Equilibrio interior.

 

El cocinar, preparar alimentos para generar SALUD, ENERGÍA, EQUILIBRIO y PAZ INTERIOR es un arte olvidado, que hay que volver a recuperar a toda costa!

 

¿DE QUÉ FORMA TE ALIMENTAS?

 

 

1- FORMA PRIMARIA


El comer de una forma espontánea cuando se tiene hambre, sin usar o seguir ningún modelo de conducta o filosofía. Es una conducta automática e inconsciente que responde a la sensación física de tener hambre. 
 

2- FORMA SENSORIAL


El comer de acuerdo al deseo de los sentidos, haciendo énfasis a su aspecto, gusto, olor, color y volumen.

 

E este nivel las personas se alimentan utilizando recetas ya usadas con anterioridad con gustos que reconocen. Necesitan encontrar satisfacción en lo que comen a nivel visual y de gusto. Están atados a sus sentidos, y aunque un alimento no les siente bien, necesitan tomarlo para su satisfacción sensorial. 

 

Podemos utilizar este nivel, cuidando de las formas, colores, gustos, texturas y consistencias de lo que cocinemos. Este nivel está muy conectado tanto al cuerpo físico, como al emocional y es realmente muy importante considerarlo, usándolo de forma adecuada, pero sin quedarnos estancados en él. 

 

3-FORMA EMOCIONAL
 

Se sigue una alimentación queriendo obtener una satisfacción a nivel emocional. Puede que estas personas cocinen a menudo sus platos favoritos de la infancia (que su madre o abuela les cocinaba de una determinada forma), o estén totalmente estancados en una tradición, forma de cocinar, que puede que ahora no les beneficie a nivel de salud. Quizás necesitan presentar lo cocinado con cuidado y con gusto, poniendo mucho énfasis en todo el ritual alrededor de la comida: música, velas, flores, mantel, ambiente....

 

Es un nivel muy importante a considerar, especialmente en estos momentos en que el acto de comer, alimentarnos, fabricar nuestra calidad de sangre y energía está totalmente desvalorado.  Aunque no debemos quedarnos tan sólo en él.

 

4-FORMA INTELECTUAL
 

En este nivel se come teniendo en cuenta justificaciones a nivel del intelecto y mente: calorías, proteínas, vitaminas, fibras, grasas, minerales....

 

Es la forma moderna en que nuestra sociedad se alimenta, olvidando la visión global de las necesidades humanas personales y únicas y con relación al medio donde se vive.

 

También algunas tendencias alternativas, estarán aferradas a este nivel, sin considerar el constante fluir y cambio de las necesidades energéticas de cada individuo, clasificarán en grupos a todos los individuos y se regirán totalmente por ellas. 

 

Es evidente, que nuestro cuerpo tiene necesidades por ciertos grupos de alimentos, pero no tan sólo nos alimentamos de vitaminas, minerales, carbohidratos o grasas..... también hay que considerar los efectos energéticos de lo que comemos y decidir cuándo los necesitamos.

 

Puede que un día esté lloviendo y con frío, o al siguiente haga calor y sol. Puede que estemos trabajando en algo activo, que produzca mucho desgaste físico, o estemos sentados detrás de un ordenador durante todo el día, o que sea domingo y decidamos descansar leyendo un libro…aquí nuestras necesidades energéticas son muy diferentes.

 

También hay que considerar la forma de cocinar estos alimentos, ya que producirán diferentes efectos energéticos en nuestro cuerpo. Valorar, solo, los alimentos por sus cualidades físicas (vitaminas, carbohidratos, proteínas, fibra, minerales, etc...) es una forma muy pobre y simplista de entender cómo alimentarnos y revitalizarnos.

 

5-FORMA SOCIAL
 

Se desea comer teniendo en cuenta una conciencia social.   Usando productos locales y sostenibles, que se han podido obtener sin explotación, ni abusos económicos, utilizar alimentos de buena calidad, de cultivo biológico, sin aditivos, colorantes, ni químicos.....

 

Se come cantidades moderadas, sin abusos y de forma simple, pensando en países más pobres o en personas con niveles económicos bajos. Se mira de reciclar los restos, para que todo vuelva a la Tierra y se aproveche de forma continuada.

 

Es importante que todos tomemos conciencia de este nivel y participemos, agradeciendo infinitamente a nuestra madre Tierra por todo lo que nos ofrece. Teniendo una aptitud de apertura, amor y atención al momento de preparar en nuestra cocina nuestros alimentos, el suministro que nos dará VIDA y ENERGÍA. 

 

Estar agradecidos en el momento de comer,  por los alimentos que hemos podido obtener de nuestra madre Tierra, de la forma en que los hemos preparado, con AMOR y disfrutarlos, masticando, absorbiendo no sólo el componente físico de los alimentos, sino también su parte vibracional y de efecto energético. 

 

6-FORMA IDEOLÓGICA
 

Se come siguiendo alguna creencia o disciplina ideológica: religiones, maestros, filosofía, dietas.....

 

No se observa o se valora lo que se necesita en el momento a nivel individual, sino que se sigue de forma “ciega, automática e inflexible ” lo que una determinada disciplina predica. 

 

Aquí tenemos muchas dietas y formas alternativas de comer, que puede que para alguna persona sean estupendas, pero para otras, con diferentes necesidades energéticas les va a repercutir a nivel de salud a muy largo plazo.

 

Por descontado, que podemos interesarnos, informarnos y experimentar con diferentes formas de ver la alimentación, pero siempre volviendo a nuestro punto interior como referencia única para juzgar si nos beneficia o nos perjudica.

 

7-FORMA ENERGÉTICA - LIBERTAD Y CONSCIENCIA

 

El comer de acuerdo a las necesidades individuales y escogiendo libremente a cada momento.

 

Esta forma de comer no prohíbe ninguna clase de comida o alimentos, sino que automáticamente selecciona lo que en el momento determinado esta persona necesita a nivel energético. Teniendo en cuenta sus efectos y alimentándose con un solo propósito:  crear Salud, Equilibrio, Paz y Conexión Interior.

 

Todos los demás niveles anteriores a este último, si sólo nos quedamos en uno de ellos, producirán personas “esclavas y fanáticas” (con respecto a la alimentación), generando en otros planos del ser humano (emocional, mental, espiritual) desorden y tensión, al no escuchar nuestras necesidades reales de cada momento.

 

Hay que utilizarlos todos, fluir con ellos, ya que cada uno aporta una pequeña parte de entendimiento energético.

 

Si deseamos obtener equilibrio, dirección y armonía en nuestras vidas, es importante escuchar e intuir lo que necesitamos, respetando las Leyes Universales Energéticas y aplicándolas con LIBERTAD e INTUICIÓN.

 

AUTORA:


Montse Bradford

Pionera y fundadora de la ALIMENTACIÓN NATURAL Y ENERGÉTICA. Escritora (10 libros) Imparte cursos de auto transformación a nivel mundial (presencial y distancia)  www.montsebradford.es. Descárgate la app GRATUITA: ALIMENTACIÓN ENERGÉTICA

 







 

*****************************************************************************************************

NOTA: Artículo publicado en la Revista en Papel de Tv Bio, Número Enero/Febrero 2020
Ver Aquí la Versión Digital

 

****************************************************************************************************


 

Compartir

Banners Inferior Derecha

Banners Inferior Izquierda